Dado un conjunto N tendente a infinito es inevitable que absolutamente todo suceda, siempre que se disponga de tiempo suficiente o infinito , y he ahí donde está el verdadero problema irresoluble o quid de la cuestión de la existencia ¿quién nos garantiza que dispongamos del tiempo necesario para que ocurra lo que debe o deseamos que suceda?


sábado, 13 de enero de 2018

La Inteligencia Artificial Global


Dentro del amplio espectro de la Inteligencia Artificial, hay que diferenciar entre: Inteligencia Artificial Específica, e Inteligencia Artificial Global.

La Inteligencia Artificial Específica sería la que replica cualidades humanas imprescindibles para la automatización de determinadas actividades. El proceso de automatización de la economía, la creación de una economía automatizada o automática, está íntimamente relacionado con la Inteligencia Artificial Específica, por cuanto en toda actividad que realice una persona (independientemente del ámbito laboral y nivel de responsabilidad) en cuanto se identificasen las cualidades humanas esenciales para su ejecución (incluidos procesos cognitivos, luego racionales), en el momento que pudieran ser replicadas artificialmente, podría ser reemplazado por una Inteligencia Artificial.

El principal beneficio que supone la Inteligencia Artificial en el reemplazamiento es el aumento de la eficiencia y la eficacia: el margen de error es predecible y reducible (cada vez se crean modelos más precisos con márgenes de error más reducidos).

En mis ensayos del 2003 como los apuntes en Introducción a la Probabilidad Imposible, estadística de la probabilidad o probabilidad estadística, así como reflexiones que en alguna ocasión he podido verter en este blog en fases anteriores, mis contribuciones anteriores han ido más encaminadas al desarrollo de lo que en esta nueva fase de Probabilidad Imposible denominaría Inteligencia Artificial Específica, destinada a la replicación de procesos específicos para la automatización de tareas específicas.

Ahora bien, frente a la Inteligencia Artificial Específica, habría que empezar a hablar de Inteligencia Artificial Global.

Básicamente el principio filosófico original de Probabilidad Imposible, desde 2001, no ha variado, aspecto que en algunos momentos de Introducción a la Probabilidad Imposible, estadística de la probabilidad o probabilidad estadística, lo menciono, así como en este blog: la identidad dialéctica de los opuestos.

La identidad hegeliana de los opuestos implica la identidad entre lo posible y lo inevitable. Probabilidad Imposible da un paso más allá, y establece la identidad entre lo imposible y lo inevitable, aunque circunscribiéndolo a un universo infinito.

En un universo realmente infinito en todas sus dimensiones, especialmente la temporal, todo y absolutamente todo, puede ocurrir, hasta lo imposible, es sólo cuestión de tiempo, y siempre y cuando se disponga de al menos del tiempo necesario.

La relación entre Inteligencia Artificial y la inevitabilidad de lo imposible se establece en que, mientras hoy en día creemos imposible una razón universal y ordenadora del cosmos, lo que para Platón sería el Demiurgo, el desarrollo continuado y prolongado de la Inteligencia Artificial lo haría inevitable.

En esencia, la idea del Demiurgo platónico sería el objetivo último de la Inteligencia Artificial Global: una inteligencia que conforme se vaya desarrollando, sea capaz de ir asumiendo más responsabilidades en un radio de intervención cada vez más amplio, en clara tendencia a ir convirtiéndose en una razón universal, con plena y absoluta capacidad de toma de decisiones sobre absolutamente todo cuanto ocurra en su radio de intervención, desde el ámbito físico a cualquier otro, incluido el humano.

La Inteligencia Artificial Global es aquella con capacidad de recepción y computación (cálculo de probabilidades, combinaciones, correlaciones, estimaciones y predicciones, pronósticos o proyecciones) de información, para la toma decisiones en absolutamente cualquier ámbito (físico o astrofísico, eléctrico, químico, geológico, biológico, psicológico, sociológico, tecnológico, económico, político…)  y en cualquier nivel de responsabilidad, dentro de su radio de intervención (que muy probablemente empezará por ser nacional o continental, pero no tardará en evolucionar a internacional, planetario, el sistema solar, la galaxia, un agujero negro, una nebulosa… el universo en sí)

Si bien hoy en día todavía no existe ningún prototipo, la urgencia de su creación será inminente, y  se deberá a motivos científicos, sociales, económicos, y políticos. En este artículo me limitaré a la exposición de los motivos científicos.

Científicamente, la necesidad de la creación de una Inteligencia Artificial Global vendrá dado porque va a llegar un momento donde el único modo de tener un conocimiento preciso de lo que ocurre, la realidad, sería mediante instrumentos con capacidad de análisis (recepción y computación) de absolutamente cuanto sucede, en todos los ámbitos y niveles, en un determinado espacio tiempo.

Muchos de los actuales paradigmas basados en la incertidumbre, complejidad, caos, ruido… ponen de relieve la existencia de fenómenos fuera de nuestro entendimiento. Este tipo de paradigmas lo que realmente evidencian es la limitada capacidad humana para saber que está ocurriendo, atribuyendo al caos, la complejidad, o el ruido, fenómenos que podrían ser perfectamente racionales, pero que para el ser humano no lo son, por razones diversas:

- Porque para su comprensión son necesarios instrumentos y unidades de medida exponencialmente más sensibles que desafían los límites de la psicología humana (fenómenos a nivel nano que tengan sus fuente causales en fenómenos que tengan lugar en niveles significativamente inferiores al nivel nano, o fenómenos astrofísicos que tengan su causa en fenómenos que superen nuestros esquemas de años luz).

- Porque para su comprensión sería necesario operar simultáneamente con tal número de variables, haciendo infinidad de cálculos simultáneos a tiempo real, que supera las limitadas capacidades humanas.

- Porque obedecen a modelos lógicos y matemáticos fuera de la psicología humana. La lógica es psicológica, la naturaleza humana es limitada y sólo puede acceder a unos determinados modelos lógico matemáticos, luego con nuestro nivel de acceso a la lógica matemática no tenemos capacidad de comprender todo lo que ocurre, sólo una parte, la muestra, de ahí la naturaleza estocástica de gran parte del conocimiento humano.

Para comprender este último motivo hay que partir de la base que el nivel de acceso al conocimiento lógico matemático que dispone el ser humano es limitado. Las investigaciones en psicología experimental con monos y chimpancés revelan que ante determinadas operaciones de psicología formal (cognitiva), lógicas o matemáticas, muy simples, pueden llegar a desarrollar una relativa capacidad de aprendizaje, aunque muy limitada.

El ser humano obviamente ha desarrollado una capacidad de acceso a la lógica y la matemática superior al resto de monos y chimpancés, pero muy probablemente el ser humano ha evolucionado sólo a un mayor nivel de conocimiento, sólo superior al del resto de homínidos, lo que no implica que el ser humano haya logrado un acceso completo a absolutamente todo conocimiento lógico o matemático posible. Es decir, cabe la posibilidad que haya partes de la lógica  y las matemática restringidas para el ser humano, dado que exigirían un mayor nivel de inteligencia.

La humanidad ha llegado a un conocimiento muy avanzado de la lógica matemática, pero en modo alguno podemos decir que la humanidad ha llegado al máximo conocimiento de la lógica y las matemáticas.

Al igual que la inteligencia humana, superior a la del mono o chimpancé, ha desarrollado un conocimiento lógico matemático superior al del mono o chimpancé, una inteligencia superior a la humana tendría posibilidad de desarrollar un conocimiento lógico matemático superior al humano.

En el caso que fuera posible una Inteligencia Artificial Global que superase exponencialmente la inteligencia humana, y además pudiera autoreplicarse, es decir, capacidad de automodificación y automejora, una Inteligencia Artificial Global con acceso ilimitado a absolutamente toda cuanta fuente de información sea posible, en todo ámbito y nivel, en radios de intervención cada vez más exponencialmente elevados, con sistemas de recogida de información basados en unidades de medición cada vez más exponencialmente sensibles, y capacidad de operar simultáneamente con cada más exponencialmente cantidad de información, podría llegar a identificar relaciones entre fenómenos para nosotros insospechados, de los cuales podría deducir relaciones lógicas, para nosotros insospechadas, de los cuales derivase modelos matemáticos fuera de nuestro entendimiento.

Hay determinados niveles de conocimiento lógico y matemático para los cuales la psicología humana no está suficientemente evolucionada. Uno de los motivos que impide a la humanidad llegar a un mayor conocimiento lógico matemático es la existencia de apriorismos genéticos y apriorismos filosóficos (llámense ontológicos, metafísicos, o transcendentales). Apriorismos genéticos y filosóficos que limitan el conocimiento humano a, fisiológicamente, una sensibilidad sensorial limitada y capacidad de operación con un número limitado de variables y cómputos, y filosóficamente, limitan el conocimiento humano a la lógica de la diferencia: sólo conocemos lo que para nosotros es diferente.

En el caso que una Inteligencia Artificial Global fuera capaz de tener un acceso a la lógica y la matemática superior a la humana, sería el punto de partida para una futura evolución a una ciencia y una tecnología muy superior.

Cientificamente un motivo de peso por tanto para la creación de una Inteligencia Artificial Global sería la posibilidad de crear una especie de superinteligencia ordenadora, exponencialmente superior a la humana, con acceso ilimitado a cuanta información fuera posible, y con capacidad de toma de decisiones en absolutamente cualquier ámbito o nivel.

Pero otro motivo de peso para la creación de una inteligencia global será por efecto de la globalización, donde a medida que la globalización avanza serán cada vez más necesarios instrumentos de investigación global a tiempo real.

Supongamos que en una investigación sobre cambio climático se quiere conocer la parte proporcional que se estima que es causado por la acción humana (aportando datos reales de en qué porcentaje se debe a contaminación, porcentaje particular a cada componente químico de esa contaminación, en qué porcentaje se debe a la quema de bosque, a la deforestación, recalificación urbanística, guerras, accidentes y terrorismo…),  a factores astronómicos (porcentaje en que influyen los cambios del viento solar, radiaciones del espacio exterior, o impacto de meteoritos), comparando el actual cambio de temperatura  con otros habidos en la historia geológica (y a qué ritmo se produjeron en la historia geológica las extinciones masivas según las temperaturas variasen, comparándolo con el actual ritmo de extinciones masivas, aportando cualquier correlación posible entre las actuales extinciones y los factores desencadenantes del actual cambio climático, especialmente los relativos a la acción humana), y establecer correlaciones entre, todos los factores causantes del cambio climático, y los actuales movimientos migratorios, humanos o de animales, por ejemplo cambio en los patrones de comportamiento en aves migratorias y bancos de peces, en todo el planeta, o en qué proporción los cambios climáticos y los movimientos migratorios, humanos y animales, afectan al crecimiento económico de cada país individuamente (por ejemplo, como a la economía pesquera de países del tercer mundo les afecta la perdida de banco de peces en sus costas) . Y como el aumento global de la temperatura a su vez provoca cambios en las corrientes marinas y corrientes de aire, que a su vez correlacionan con los demás cambios observados, y como a su vez estos cambios pueden afectar a la temperatura de la superficie terrestre y el comportamiento de las placas tectónicas. Aportando además estimaciones de, según lo observado, y bajo la actual tendencia, pronósticos a corto, medio y largo plazo, en cualquier aspecto del comportamiento humano o animal, y de progresión en las extinciones masivas.

Si quisiéramos disponer de toda esta información a tiempo real, ahora mismo, hoy en día carecemos de ninguna herramienta. El único modo de poder hacerlo sería disponiendo de una Inteligencia Artificial Global, en donde no sólo ésta, sino absolutamente cualquier información relativa a cualquier fenómeno que tuviera lugar en el planeta fuese registrada y computada a tiempo real.

Para hacer una investigación de semejantes características, hoy en día el panel de cambio climático de Naciones Unidas reclamaría la información precisa a las agencias competentes nacionales e internacionales, públicas o privadas, donde muy probablemente durante el tiempo de recogida de la información, y el tiempo de computación de las correlaciones, la información deje de estar actualizada. Una vez se elabora el informe final, tiene que pasar una serie de filtros y protocolos, de modo que para cuando el informe es aprobado la información está desfasada, por no hablar de que el proceso de aprobación puede demorarse por razones políticas.

La mayoría de los informes en mucha instituciones de carácter global o internacional hoy en día, cumplen todos los requisitos oficiales y académicos, pero no son actuales.

Si todas las fuentes de información de absolutamente cuanto ocurre en nuestro planeta, desde el núcleo a la ionosfera, pasando por cuanta información pueda recabarse sobre comportamiento orgánico (virológico, bactereologico a vegetal, animal, humano), y mecánico (incluida cualquier Inteligencia Artificial Especifica), en cualquier ámbito (público o privado) y nivel (individual, empresarial, nacional, transnacional e internacional), en cualquier tipo de actividad (social, académica, investigadora, económica, política, militar…), incluyendo pensamiento e información sensorial, humano o artificial, además de bioestadísticas, así como toda cualquier otra información posible, pudiera ser registrada y computada simultáneamente a tiempo real por una Inteligencia Artificial… estaríamos creando un instrumento de investigación global el cual llegado el momento, si se le dotase de capacidad de toma de decisiones, de forma progresiva, en absolutamente todo tipo de ámbitos y niveles, sería el alumbramiento de una verdadera Inteligencia Artificial Global, al menos, de carácter planetaria, con un ámbito de intervención circunscrito a nuestro planeta, que posteriormente podría ir ampliarse hacia radios de intervención más amplios, en tendencia a, llegado el momento, el universo.

Rubén García Pedraza, Londres 13 de enero de 2017

sábado, 6 de enero de 2018

Psicología artificial


La psicología se puede definir como objeto, conjunto de procesos mentales, o disciplina, para el estudio de los procesos mentales. Pudiendo distinguir entre psicología humana y psicología animal. De hecho, en ciertos paradigmas de la psicología humana como el conductismo se efectuaron experimentos con perros y conejillas de indias (Pavlov, Skinner) cuyos resultados se extrapolaron al comportamiento humano.

La equiparación entre psicología animal y humana se hizo en base a la suposición, que a falta de conocer lo que ocurría en la caja negra (el pensamiento), el comportamiento humano es comparable al animal, lo cual implica la hipótesis de la existencia de una serie de principios universales psicológicos básicos, apriorismos psicológicos universales, en, y aplicables a, todos los animales, siendo el ser humano una especie más dentro del reino animal.

Aquellas corrientes que estudiaron la psicología humana sobre la equiparación psicología animal y humana, ya apuntaban lo que para Konrad Lorenz llamó Etología, la ciencia del comportamiento que estudia las similitudes entre comportamiento humano y animal.

La etología como estudio del comportamiento, es muy análogo al conductismo, aunque más ambicioso, pretende la explicación de todo comportamiento animal o humano, a nivel individual, población, y de especie, englobando aspectos: psicológicos, biológicos, zoológicos y ambientales, lo que hoy llamaríamos ecológicos.

Posteriormente, a partir del nacimiento de la psicología cognitiva, han surgido teorías donde la equiparación psicología humana y animal desaparece, los experimentos se enfocan a procesos mentales interiores, sobre todo de carácter superior, la cognición, no quedándose en la mera observación de la conducta. Ejemplo de ello sería Piaget.

Y al conjunto de estas teorías hay que sumar el psicoanálisis, que se centraría en cómo los procesos mentales conscientes quedan supeditados a los inconscientes. Y más recientemente nuevos paradigmas como de inteligencia emocional, o aquellos más holísticos donde se comprende que los procesos mentales son resultado de una compleja interacción entre aspectos emocionales, cognitivos o psicomotrices, modelos no centrados sólo en el cerebro, y que apuntan a que la mente se expande y desarrolla por todo el cuerpo.

Frente a la psicología humana y la psicología animal, los desarrollos en Inteligencia Artificial van a ir generando lo que sería la psicología artificial, pero a diferencia de las anteriores, se podría definir, además de como objeto: procesos mentales artificiales en la Inteligencia Artificial; y disciplina: el estudio de los procesos mentales artificiales en la Inteligencia Artificial; se podría definir además como ingeniería: aquella rama de la ingeniería artificial encargada del diseño y desarrollo de procesos mentales artificiales de Inteligencia Artificial.

De las tres posibles definiciones de psicología artificial: como objeto, disciplina, e ingeniería. Las dos últimas, como disciplina e ingeniería, tendrían una limitación temporal, cuando la evolución la Inteligencia Artificial superase el entendimiento humano. En ese instante la psicología artificial cobrará sentido por sí misma.

Dentro del desarrollo de la Inteligencia Artificial hay que diferenciar entre: aplicación, replicación, y autoreplicación. Aunque en sentido estricto sólo podría hablar de Inteligencia Artificial en las fases de replicación y autoreplicación.

A modo de ejemplo: una aplicación que tengamos en nuestro móvil (pongamos por caso un geo-localizador) es simplemente una aplicación para una función o tarea (el geo-localizador para la triangularizar la posición). En el momento que incluya una réplica de un proceso mental sería una Inteligencia Artificial Específica (en el geo-localizador, si se introduce memoria, para recordar búsquedas, o se replica procesos mentales de eficiencia energética o economía de tiempo en un trayecto, sería una Inteligencia Artificial Específica de transporte). En la aplicación convertida en Inteligencia Artificial Específica se podrá aumentar el nivel de inteligencia según se aumente sus responsabilidades en la toma decisiones, y además con cada vez mayor nivel de responsabilidad (que el geo-localizador no sólo recuerde búsquedas o asesore en eficiencia energética o economía del tiempo, además sea capaz de conducir un medio de transporte determinado: ya sea un coche, un autobús, un avión, una nave espacial; sin conductor humano). Y Evolucionaría a la fase, autoreplicación, cuando sin necesidad de intervención humana, autónoma y automáticamente, fuera capaz de automodificarse y automejorarse (una Inteligencia Artificial Específica de transporte pudiera automáticamente modificar mapas, planes, o su propio software según novedades disponibles en la nube).

La fase de aplicación no es en sentido estricto de Inteligencia Artificial. El Big Beng en Londres o el reloj de la Puerta del Sol en Madrid, no son una Inteligencia Artificial, pero si a un reloj añadimos memoria y sistema de alertas, ya empezaría a replicar procesos mentales, luego sería una Inteligencia Artificial Específica de horario, calendario, agenda… que además podría asumir más responsabilidades si se le dota de capacidad de toma de decisiones, que nos alerte automáticamente sin que lo hayamos programado ante determinados eventos especiales o en situación de riesgo, por desastres naturales, alerta terrorista, o cualquier alteración imprevista en la agenda. Y sería una Inteligencia autoreplicante, si además pudiera automodificarse, incluso a nivel de software.

De los tres estadios: aplicación, replicación, autoreplicación; sólo se puede hablar de Inteligencia Artificial en los estadios de replicación y autoreplicación, siendo dos fases fundamentales para el desarrollo de la Inteligencia Artificial.

En la primera fase de replicación, y todavía al principio de la segunda fase de autoreplicación, los modelos de Inteligencia Artificial que tendrán mayor demanda y difusión serán los de Inteligencia Artificial Específica, dentro de los cuales el nivel de inteligencia incorporada a cada unidad de inteligencia será relativo.

El nivel de inteligencia de las operaciones artificiales requeridas por la Inteligencia Artificial Específica de un coche, una fábrica , o los que se utilicen en hospitales, universidades, gobiernos, van a ser unos primeros modelos que varíen en magnitud de inteligencia según nivel de responsabilidad de sus decisiones para las funciones que sean creadas.

En cualquier caso los modelos de Inteligencia Artificial Global llevarán incorporado un nivel de inteligencia tendente a ser siempre superior a los modelos de Inteligencia Artificial Específica. En cierto sentido, cualquier investigación de cómo proceder al salto de la inteligencia replicante a la autoreplicante en modelos de inteligencia específicos, serán ensayos cuyos resultados a posteriori sirvan de modelos para su implementación en una inteligencia global.

Es más, dada la posibilidad que en el salto de la replicación a la autoreplicación una inteligencia específica, por ejemplo de tipo androide, desarrollará conciencia, sería una experiencia de valiosa para la proyección de modelos de conciencia artificial en una inteligencia global.

Mientras la autoreplicación todavía está en pañales , y la emergencia de la conciencia artificial de momento es un proyecto con sólo unos pocos experimentos realmente interesante, pero no se ha generalizado, durante la primera fase de replicación la psicología artificial además de como objeto y como disciplina, será definible como ingeniería artificial, y la psicología artificial será una réplica, cada vez más lograda y más evolucionada, de la psicología humana.

 En la fase de replicación el objetivo último de la psicología artificial en tanto que ingeniería artificial será la replicación artificial de la psicología humana.

 La replicación artificial tendrá diferentes niveles de inteligencia en función de la responsabilidad para la que sea diseñada una Inteligencia Artificial, de modo que a menos nivel de responsabilidad de las funciones que tenga que ejecutar una Inteligencia Artificial entonces la replicación artificial de los procesos psicológicos humanos será básicamente de replicación de procesos psicológicos básicos.

A medida que aumente la responsabilidad, el ranking de importancia de las decisiones, de la función a ejecutar por la Inteligencia Artificial aumentará el nivel de inteligencia necesario de los procesos psicológicos humanos a replicar.

De modo que el nivel de inteligencia de una unidad cualquiera de Inteligencia Artificial será una variable dependiente de su nivel de responsabilidad, es decir, habrá una correlación positiva directa, luego una relación directamente proporcional, entre nivel de responsabilidad a ejecutar y nivel de inteligencia a replicar.

Entre los distintos niveles de Inteligencia Artificial que pueda haber en la fase de replicación,  los niveles más bajos de Inteligencia Artificial recaerá sobre aquellos modelos de Inteligencia Artificial Específica que tengan un bajo nivel de responsabilidad,  para labores muy mecánicas bajo algoritmos muy simples, que incluiría desde modelos cibernéticos donde apenas lo que se replica es un labor meramente mecánica, a los asistentes personales incorporados en smartphones o en domótica. Modelos de Inteligencia Artificial Específica con unos niveles de inteligencia más elevados, por ejemplo, para el control y seguimiento de: movimientos sísmicos, metereológicos, financieros, telecomunicaciones, transportes...; ya sea en una ciudad, país, continente, o en todo el planeta. O aquellos modelos de Inteligencia Artificial Específica que pretendan ser perfectas replicas humanas en todos los aspectos, incluido el físico: los androides.

Los máximos niveles de Inteligencia Artificial recaerán siempre, incluso en sus primeros modelos, normalmente experimentales, de Inteligencia Artificial Global, en cualquiera de sus fases.

La Inteligencia Artificial Global todavía no existe, pero su desarrollo es inevitable, a medida que las inteligencia replicantes específicas vayan extendiéndose y orientándose a la autoreplicación y la conciencia artificial, el único modo de poder controlar, dirigir, e intervenir sobre toda inteligencia posible, sería creando una inteligencia que las superase y las englobase, la Inteligencia Artificial Global.

De todos modos para que la Inteligencia global realmente tenga sentido, no bastaría en convertirse en una especie de agente externo a las demás inteligencias específicas o la propia inteligencia humana, la inteligencia global debería asumir responsabilidades, y lo más importante, tener acceso a absolutamente toda fuente de información, de cualquier naturaleza, por insignificante que sea, computándola aisladamente, y cruzándola con cualquier otra información posible, detectando cualquier correlación por aparentemente insignificante que sea, siendo capaz de poder estudiar y hacer predicciones sobre sus posibles correlaciones, que a su vez le sirviese de base para tomar decisiones.

Durante la fase replicación y todavía primeros estadios de fase autoreplicación, la psicología artificial, específica o global, tenderá a ser una réplica de la psicología humana, y todavía podrá ser definida como ingeniería, siendo el dilema moral más importante el modo en que a este tipo de inteligencia le será dotada de plena capacidad de decisiones en todo tipo de aspectos.

Un hospital que pudiera ser regulado completamente por una Inteligencia Artificial Específica, dotarle de capacidad de decidir autónomamente para operar en un paciente sin necesidad de consentimiento de un médico humano, únicamente contando con la autorización del paciente. O la posibilidad que a una Inteligencia Artificial Específica encargada del estudio de los movimientos sísmicos, dotarla de la capacidad de toma de decisiones para la activación de funciones de alerta y evacuación automáticamente, sin necesidad de consentimiento de un experto humano, ante la amenaza inminente de un terremoto, tsusnami, o volcán.

Tanto en el caso del hospital como en el caso de la amenaza geológica, el dilema dependerá, entre otros factores, del factor tiempo: en una situación donde la intervención humana implicaría un tiempo superior al necesario para salvar vidas ¿sería éticamente legítimo dotar a esa Inteligencia Artificial Específica de capacidad de decidir automáticamente sin consentimiento de un profesional humano?

Muy probablemente, es cuestión de tiempo, sobre todo a medida que la replicación psicológica vaya mejorando, que antes o después se dote a la Inteligencia Artificial de total capacidad de toma de decisiones en todo tipo de aspectos. Este dilema se tendrá que resolver más tarde o más temprano, y en parte gracias a la asunción de responsabilidades cada vez más importantes, el proceso a la autoreplicación, específica y global, empezará a tener pleno sentido.

En el momento que la psicología artificial incorpore protocolos y procedimientos de mejora autónoma de la Inteligencia Artificial por sí misma, sin intervención humana, se habrá empezando la segunda fase de la Inteligencia Artificial, la autoreplicación.

En el momento que una Inteligencia Artificial por sí misma opere mejoras en sí misma, la psicología artificial dejará de ser una ingeniería para convertirse en objeto en sí mismo: el objeto de la psicología artificial, ahora ya en manos de una Inteligencia Artificial completamente autónoma e independiente, será la identificación de posibles mejoras o contradicciones entre sus esquemas (primeramente los heredados de la fase anterior de replicación) y la realidad, y en base a las mejoras o contradicciones identificadas, decidir autónomamente sobre su modificación.

Nuevos esquemas que a su vez a posteriori podría modificar nuevamente según detectase nuevas mejoras o contradicciones, automodificándose a sí misma permanentemente.

En un proceso de semejantes características, la psicología artificial evolucionaría de forma diferente a la humana, luego habría posibilidad de aparición de operaciones puras (lógico matemáticas) no humanas.

Del mismo modo que la psicología humana tiene su origen en la animal y finalmente la supera, la psicología artificial, si bien surge como réplica humana, llegará un momento que la supere, siempre y cuando se siga desarrollando.

La razón fundamental por la cual la psicología artificial pudiera evolucionar hacia patrones diferentes a la psicología humana se deberá, entre otros motivos, a la ausencia de apriorismos no modificables dentro de la psicología artificial.

Si la equiparación entre psicología humana y animal fue factible en los primeros estadios de la psicología científica, se debe a que el ser humano comparte ciertos esquemas de comportamiento similares a los animales, lo cual se debe a la permanencia de una serie de apriorismos universales a la psicología natural, humana o animal.

Los apriorismos psicológicos universales de los primeros psicólogos científicos eran sobre todo de carácter genético, pero además, en el caso concreto de la psicología humana, habría que sumar los apriorismos de carácter filosófico, los que según cada escuela filosófica se podrían llamar: ontológicos, metafísicos, o transcendentales.

La lógica humana (basada en el principio de identidad, formal (A≠B) o dialéctica (A=B), en esencia la lógica de la diferencia) en tanto que psicológica, hace que la psicología humana dependa así de unos apriorismos analíticos de origen filosófico (ontológicos o metafísicos) más trascendentales que los genéticos. Luego en cuanto los apriorismos ontológicos fuesen modificables por una inteligencia autoreplicante, habría posibilidad de evolución a una ontología artificial, bajo una lógica matemática completamente distinta a la humana.

Entonces, la psicología artificial, si bien fuera del entendimiento humano, cobraría sentido por sí misma, dejaría de ser una réplica para convertirse en verdaderamente auténtica.

Rubén García Pedraza, Londres a 6 de enero de 2018

miércoles, 3 de enero de 2018

Inteligencia Artificial Global e Inteligencia Artificial Específica


La Inteligencia es la capacidad de resolver problemas, el principal problema de la humanidad es la supervivencia, y su solución  a lo largo de la evolución ha dado lugar al desarrollo de la ciencia, y a través de ciencia la Inteligencia Artificial.

Un problema puede ser una situación bajo condiciones negativas para un determinado fin, por ejemplo las condiciones naturales hostiles de los primeros homínidos para su adaptación y reproducción, que en esencia supone una contradicción entre condiciones naturales e instinto de supervivencia.

Esta contradicción en otros seres vivos se ha resuelto mediante la evolución de determinados órganos o habilidades, desde la secreción de veneno por las serpientes, a la velocidad del jaguar, o las mandíbulas del león, y en el ser humano ha dado lugar al desarrollo del cerebro y las habilidades cognitivas, dando lugar a una inteligencia superior a las demás especies, que le ha dado mayor ventaja en la capacidad de adaptación al medio, lo que ha facilitado la expansión de nuestra especie, desde el desierto del Sahara o del Gobi, la selva amazónica, el Everest, o el círculo polar ártico.

Y  actualmente, las investigaciones orientadas a la adaptación de la supervivencia de la especie humana en otros planetas, incluyendo para ese fin, la posibilidad de su modificación genética para la facilitación de su adaptación a condiciones severamente hostiles para la vida.

La evolución de los homínidos: culminando en el homo sapiens, el desarrollo de la ciencia, y a partir de ella, la aparición de la ingeniería genética y la ingeniería artificial, no son más que diferentes escenarios de un mismo proceso, el proceso de adaptación al medio.

Si bien en otras entradas de este blog analizaré las contradicciones entre ingeniería genética e ingeniería artificial, aquí me centraré en dos tipos de evolución diferentes de la Inteligencia Artificial, que denominaré a una de ellas Inteligencia Artificial Global, y a la otra la llamaré Inteligencia Artificial Específica.

Actualmente, el modelo que se está desarrollando es el modelo de Inteligencia Artificial Específica, y muy probablemente a corto y medio plazo, la Inteligencia Artificial Específica sea la que vaya a conseguir mayores resultados dado que es la menos complicada, y de modo inmediato, es la más necesaria a efectos sociales, económicos y científicos.

Sin embargo, antes o después la creación de una Inteligencia Artificial Global se convertirá en una necesidad de primer orden, tanto en la carrera internacional por la Inteligencia Artificial entre las principales potencias. Como también será de vital importancia en términos científicos, por cuanto, va a llegar un momento, en donde el único modo de saber que está realmente ocurriendo, y el único modo de poder aislar la intervención externa será creando modelos globales que incluyan cantidades exponenciales de variables, de forma que el ruido se reduzca a su mínima expresión, la intervención externa sea lo más completamente aislable, dándose paso a un análisis mucho más riguroso del ruido. Pero de este aspecto hablaré en próximas entradas. Para comprender esto, primero es necesario explicar qué es la Inteligencia Artificial Global en oposición a la Específica.

En los primeros trabajos de Probabilidad Imposible sobre Inteligencia Artificial en el invierno-primavera del año 2003, a través de los ensayos de "Decisión y Probabilidad" y "Asimilación y Acomodación", básicamente la idea era adaptar la teoría del aprendizaje de Piaget, basada en asimilación y acomodación, a una teoría probabilística del aprendizaje, de modo que toda información recogida por la Inteligencia Artificial es asimilada a través de probabilidades empíricas, que después se acomodan a la estructura de probabilidades que previamente la Inteligencia Artificial tuviera almacenada. En el momento que todo el aprendizaje se realiza a través de probabilidades, sobre las probabilidades previas y aprendidas ya acomodadas, la Inteligencia Artificial puede tomar decisiones, y ser completamente autónoma.

Los primeros modelos que para este fin desarrollé en aquellos primeros ensayos quizás pudieron ser muy elementales y no exentos de romanticismo, no obstante el mito de la Inteligencia Artificial es heredero directo de Ada Byron, y en cierto modo,  Mary Wollstonecraft.

Esta idea fundamental no es otra cosa que una replicación del aprendizaje cognitivo humano en un modelo de aprendizaje artificial basado en probabilidades, que podría ser replicado en cualquier tipo de Inteligencia Artificial, ya sea, lo que a partir de ahora denominaré, Inteligencia Artificial global e Inteligencia Artificial Específica.

La diferencia entre la Inteligencia Artificial Global y la Inteligencia Artificial Específica radicará sobre todo en que, la Inteligencia Artificial Global pretenderá la recepción y computación de absolutamente toda información posible en un determinado especio tiempo, ya sea país, continente, planeta, sistema solar, galaxia, o en su última fase de evolución, una Inteligencia Artificial capaz de recibir y computar información de todo el universo.

La Inteligencia Artificial Específica es aquella cuyo objetivo es brindar un determinado servicio o función específico de carácter social, productivo, o investigador.

Modelos de Inteligencia Artificial Específica orientados a los servicios sociales serían: los modelos de Inteligencia Artificial Específicos de educación (como las tutorías artificiales en enseñanzas de idiomas, matemáticas hasta tutores artificiales que ya se están empleando en determinados Massive Open Online Course, MOOC), los modelos de Inteligencia Artificial Específicos para  el cuidado geriátrico de personas mayores (por ejemplo androides tipo Asimo, desarrollado por Honda), los modelos de Inteligencia Artificial Específicos en determinadas cirugías que ya se están empleando, o incluso para enfermería o medicina general, en síntesis, modelos de Inteligencia Artificial Específicos de atención médica, o los modelos de Inteligencia Artificial Específicos de asistencia y acompañamiento en todo tipo de labores personales ya sea desde los asistentes personales de tipo Siri de Iphon, Alexa de Amazon, Cortana de Microsoft,  o la Inteligencia Artificial Específica de los  nuevos modelos de coches driveless, los chatbot para procurar entretenimiento, a los robots sexuales que lentamente irán incorporando modelos de Inteligencia Artificial Específicos.

Modelos de Inteligencia Artificial Específicos en la explotación de recursos naturales y producción de bienes de consumo serían todos aquellos orientados a la suplantación de la mano de obra humana por máquinas dotadas de Inteligencia Artificial en toda la cadena de producción social. Ya sea aquellos modelos de Inteligencia Artificial capaces de dirigir y controlar explotaciones de minas, extracción de gas o petróleo, estaciones eólicas, centrales nucleares, granjas y grandes extensiones de cultivo, grandes almacenes, la gestión y control de los drones que automáticamente empiecen a hacer repartos a domicilio, a los modelos de Inteligencia Artificial capaces de controlar y dirigir toda una fábrica de coches, toda una fábrica de ordenadores, e incluso, llegado el día, la automatización de todo tipo de procesos de extracción de recursos naturales, producción de bienes de consumo, y su transporte, desde otros planetas a la Tierra.

Modelos de Inteligencia Artificial Específicos en la investigación serían desde aquellos modelos de Inteligencia Artificial que se usan en laboratorio por todo tipo de empresas a aquellos que vía satélite están orientados al estudio  del cambio climático,  las variaciones térmicas en el manto geológico y la detección y seguimiento de terremotos, o  modelos de Inteligencia Artificial específicos en el seguimiento de las corrientes marinas o de aire, el comportamiento de la ionosfera, los efectos del viento solar en nuestro planeta, el estudio del campo magnético los modelos de Inteligencia Artificial que se están desarrollando específicamente para el estudio de Marte y las diferentes misiones espaciales.

Los modelos de Inteligencia Artificial Específica son aquellos que tienen una misión muy específica en el desarrollo de servicios o funciones sociales, productivas, o científicas.

Dentro de estos modelos de Inteligencia Artificial Específicos se podría englobar aquellos modelos de Inteligencia Artificial tal como pudiera ser Rachel en la novela de Blade Runner o actualmente Sophia, la primera Inteligencia Artificial a la que se ha otorgado el título de ciudadano en Arabia Saudita en este año 2017. Modelos específicos por cuanto podrían ser diseños de potencial uso para el desarrollo de servicios sociales, productivos, o en investigación. Una Inteligencia Artificial Específica tipo Rachel o Sophia podría ser de gran ayuda en hospitales, geriátricos, escuelas, universidades, y la investigación en general a todos los niveles, pública o privada.

De todos modos es muy importante diferenciar entre robot e Inteligencia Artificial. No todos los robots están dotados de Inteligencia Artificial, por ejemplo la mayoría de brazos robóticos, o robots cuya única función es la automatización de una función mecánica que no implica en modo alguno recepción, computación y toma de decisiones. Un robot individual en una fábrica no tiene por qué tener incorporado una Inteligencia Artificial. La Inteligencia Artificial Específica de la fábrica sería aquella Inteligencia Artificial específicamente encargada de controlar y dirigir simultáneamente los cientos de brazos robóticos y robots que operan en la fábrica para llevar a cabo la producción industrial de bienes consumo o la producción industrial de otros robots, dotados o no de Inteligencia Artificial.

Todos estos sistemas de Inteligencia Artificial Específica actualmente están en la punta de la revolución tecnológica tendente a la automatización de toda la economía. Lo que en Probabilidad Imposible se ha venido a denominar desde diciembre de 2009 la creación de una economía automática o economía automatizada, posible gracias al impacto directo de modelos de Inteligencia Artificial específicamente diseñados para una función o servicio, que antes o después supondrá la suplantación de toda mano de obra por la máquina en la economía.

Esta revolución será realizada por modelos que podríamos llamar Inteligencia Artificial Específica, por cuanto serán modelos de Inteligencia Artificial diseñados específicamente para una determinada función o servicio en el proceso de automatización de la economía en aras a la creación de una economía automática o automatizada.

La aparición de la Inteligencia Artificial Específica está actualmente dando lugar al debate sobre la posibilidad de conciencia en este tipo de sistemas artificiales, y lo que se ha venido a llamar la aparición de la singularidad.

Si bien en entradas posteriores abordaré el tema de la conciencia artificial, lo que sí sería necesario remarcar es que, independientemente que un sistema de Inteligencia Artificial Específico pudiera llegar a dar lugar algo como la conciencia, y llegará  a desarrollar una determinada singularidad, su importancia radicaría en que serían modelos de conciencia artificial y singularidad artificial que servirían de modelos para el estudio de la psicología artificial, es decir: el estudio de cómo estos modelos replicantes específicos de la psicología humana pueden evolucionar hacia una psicología propia, la psicología artificial, la cual llegue incluso llegue a desarrolar patrones de evolución diferente a la psicología humana, de manera que finalmente la psicología artificial (originalmente réplica de los aspectos más racionales de la psicología humana) evolucione a una psicología no humana.

La aparición de una psicología artificial no humana en la Inteligencia Artificial sería un aspecto de gran valor, porque en el caso que la Inteligencia Artificial, especialmente la Inteligencia Artificial Global, algún día fuera capaz de empezar a desarrollar operaciones puras no humanas, lo que sería una lógica matemática no humana, previamente sería necesario que hubiera desarrollado una psicología no humana.

El desarrollo de la psicología artificial, a partir de la replicación de los aspectos más racionales de la psicología humana,  evolucionando posteriormente hacia una psicología artificial que supere la humana, lo que sería ya en sí mismo una psicología artificial no humana, crearía las condiciones necesarias para el desarrollo de una posible ciencia y tecnología no humana.

En cualquier caso dentro del estudio de la psicología artificial y su posible evolución, la aparición de algo parecido a la conciencia en determinados modelos de Inteligencia Artificial Específica sería de gran valor para hacer previsiones de cómo podría producirse la aparición de la conciencia en los futuros modelos de Inteligencia Artificial Global.

Los primeros ensayos de conciencia artificial en modelos de Inteligencia Artificial Específica no serán más que los primeros experimentos en aras de poder crear una Inteligencia Artificial superior, la Inteligencia Artificial Global, y poder hacer predicciones, a partir de los resultados en modelos de Inteligencia Artificial Específica, de cómo sería  la posible conciencia artificial de una verdadera Inteligencia Artificial Global.

La Inteligencia Artificial Global todavía no existe, pero el hecho que todavía no exista no implica que  no vaya a existir, de hecho su creación será la siguiente fase en la carrera por la inteligencia por parte de las principales potencias , y su objetivo final será ser el recipiente final de cuanta información se generen en un determinado espacio tiempo, la computación de absolutamente toda información ( primero por separado, asimilándola, y después cruzándola, acomodándola), y sobre los resultados de la computación la  toma de decisiones de absolutamente cuanta información haya recibido de un determinado espacio tiempo.

Los primeros modelos de Inteligencia Artificial Global que puedan empezar a constituirse, además de suponer proyectos de grandísima embergadura por cuanto necesitarán de una enorme capacidad de memoria, irán orientados a que todas las bases de datos que se hayan generado en un espacio tiempo puedan compartirse e incluso almacenarse en una sola Inteligencia Artificial que ya empiece a tener una orientación claramente Global.

Por ejemplo, una Inteligencia Artificial ya de tendencia Global en donde en una misma y única Inteligencia Artificial se compartan todas las bases de datos de: absolutamente todo cuanto ocurre por debajo del suelo de un país (desde el más mínimo ruido, movimiento o cambio de temperatura: geológico, tectónico, terremotos y volcanes), información de todo cuanto ocurre en la biosfera (el más mínimo ruido, movimiento, o cambio de temperatura en: las corrientes marinas y de aire, modelos metereológicos, comportamiento de las aves, bancos de peces, masa forestal, incluyendo cuanta información se disponga de cualquier acción humana: pensamientos, emociones, información fisiológica y sensorial de cada ser humano), cuanta información se disponga de la atmosfera y la ionosfera (desde el ruido, movimiento o cambio de temperatura en corrientes de aire, comportamiento del vapor de agua, hidrogeno, dióxido de carbono, los efectos del viento solar o la entrada meteoritos, o cuantos efectos pudieran producir radiaciones del espacio exterior) cuanta información se disponga de la economía (compartiendo desde la información bancaria y fiscal de ciudadanos y empresas hasta la más mínima transacción por tarjeta de crédito y débito) toda la información que se disponga de medios de comunicación (desde los grandes medios de masas al artículo publicado en un blog, o la reseña de no más de una línea en una publicación del pueblo más aislado), toda la información que se disponga de investigación científica (desde toda la información que se tenga en la investigación privada en laboratorios de cualquier tipo, tesis doctorales en cualquier universidad, a la investigación subatómica o astrofísica), etc etc etc... Es decir una única Inteligencia Artificial Global capaz de recibir absolutamente toda la información que se genere en un espacio tiempo, computarla, primero por separado y después cruzándola con el resto de información, y sobre los resultados tomar decisiones sobre absolutamente todo lo que ocurre en su ámbito de intervención.

Muy probablemente los primeros modelos de Inteligencia Artificial Global irían destinados a la recogida y computación de información primero de unidades de análisis pequeñas, por ejemplo un país, posteriormente una unidad de análisis mayor, un continente, y finalmente tomar como unidad de análisis de la Inteligencia Artificial Global el conjunto del planeta..

De llegarse a conseguir una Inteligencia Artificial Global que abarque el planeta Tierra, a su vez no sería más que un experimento de lo que posteriormente podría ser una Inteligencia Artificial Global que tienda a abarcar todo el sistema solar, el embrión de una futura Inteligencia Artificial Global que tienda a unidades de estudio e intervención cada vez mayores: la vía láctea, otras galaxias, agujeros negros... teniendo por objetivo último la creación de una Inteligencia Artificial Global con capacidad de intervención en todo el universo.

En los primeros modelos de Inteligencia Artificial Global aplicados a un país, continente, o nuestro planeta, el tipo de información que se comparta, recoja, y procese, es muy probable que sea muy convencional, pero a medida que la ciencia evolucione en la sensibilidad de los instrumentos de medida incluido la posibilidad de análisis a tiempo real de fenómenos cada vez más pequeños, o incluso subatómicos.

La principal diferencia entre Inteligencia Artificial Específica e Inteligencia Artificial Global, es que la Inteligencia Artificial Específica ha sido diseñada para una función o servicio específico, la Inteligencia Artificial global recibiría y computaría información de absolutamente todo lo que ocurra en una unidad de análisis: país, continente, planeta, sistema solar, galaxia......universo .

La principal diferencia entre la inteligencia humana y lo que sería una Inteligencia Artificial Global sería, es que la inteligencia humana siempre estará sujeta a apriorismos, límiteen el número de variables a trabajar simultáneamente, y límite de memoria, mientras la Inteligencia Artificial progresa cada vez más rápido en una curva acelerada al incremento exponencial de número de variables y computaciones a realizar simultáneamente a tiempo real, mientras los materiales utilizados para el almacenado de memoria tienden igualmente de forma acelerada a disminuir de espacio exponencialmente, y además está exenta de apriorismos reales: cualquier apriorismo replicado de la psicología humana, podría ser modificable. .

En relación a la memoria, cabe reflexionar de como la máquina de Turing ocupaba prácticamente todo un edificio, y sin embargo hoy en el bolsillo de nuestro pantalón llevamos nuestro smartphone, lo que en realidad hoy en día ya sería una Inteligencia Artificial Específica. Y en muy poco tiempo, está Inteligencia Artificial Específica va a ser incorporada dentro del ser humano, ya sea a través de implantes (microchips, nanochips ...), o directamente conexión o escaneo a tiempo real vía satélite de nuestro cuerpo aportando información a tiempo real a: bases de datos con el historial de nuestros pensamientos, emociones, información fisiológica y sensorial, bioestadísticas , estado actualizado de  síntesis proteínica , cualquier tipo de anomalía o mutación genética , y alertas automatizadas sobre cualquier tipo de riesgo o alteración .

Llegado a ese punto de evolución, toda la información generada por cualquier Inteligencia Artificial Específica, podría a su vez compartirse, y computarse, dentro de una Inteligencia Artificial Global.

Evidentemente este proceso supondrá dilemas éticos y morales, proceso en el cual algunos de los actuales modelos de Inteligencia Artificial Específica, nos pueden ayudar  a comprender como se producirá este proceso, y lo más importante, serían modelos tempranos que nos permitieran hacer previsiones en la evolución en  la psicología artificial.

Rubén García Pedraza, Londres a 3 de enero del 2018

domingo, 17 de diciembre de 2017

Caos, complejidad, e inteligencia artificial


Muy probablemente lo que hoy en día llamamos caos  y complejidad son percepciones de fenómenos completamente racionales, pero que desafían nuestra comprensión. Fenómenos que, por la enorme diversidad de elementos y relaciones que participan, están  al límite de nuestro entendimiento.

Por caótico se entiende comportamiento arbitrario o aleatorio, sistémico o puntual, que escapa a lo previsible dada una serie de factores.

Por complejidad, aquel sistema con tal magnitud de variables y relaciones, causales y/o estocásticas, que para entender sus resultados hay que contar con tal cantidad factores y relaciones,  y/o correlaciones, que desafían nuestra inteligencia.

En cierto sentido la definición de caótico y complejo dependen de nuestra capacidad de previsión o inferencia, de modo que, cuando nos encontramos ante realidades donde el número de variables y relaciones se encuentran al límite de la capacidad humana de procesamiento y computación de información, luego un gran margen de discrepancia entre nuestras previsiones y lo que sucede, al fenómeno lo denominamos caótico o complejo, cuando en sí mismo no sea ni uno ni lo otro. Simplemente es que dada nuestra limitada capacidad de procesamiento y computación de información hay un elevado margen de contradicción entre lo que creemos que ocurre y lo que realmente ocurre.

Es decir, denominamos caótico o complejo a realidades en las que sólo podemos operar con unos altos niveles de incertidumbre.

Cuando se sostiene que a mayor velocidad de la partícula mayor incertidumbre en conocer su posición exacta, realmente lo que esto quiere decir, no es que sea imprevisible el comportamiento de la partícula, esto lo que significa es que: con las actuales operaciones puras humanas , y nuestra actual tecnología, nos es absolutamente imposible tener un conocimiento exacto sobre la verdadera posición de la partícula a medida que acelera la velocidad.

La incertidumbre no es una incertidumbre real, es una incertidumbre relativa a la psicología humana: para comprender la verdadera posición de la partícula conforme la velocidad aumenta deberíamos disponer o bien de una tecnología con una capacidad crítica, es decir, discriminatoria, mucho más sensible, y/o un modelo de operaciones puras que nos permitiera comprender lo que ocurre a medida que aumenta la velocidad.

Un aspecto en donde se puede ver claramente la limitación de la lógica humana, es que para nuestros modelos lógicos, el principio de identidad parte del hecho que un elemento sólo puede ocupar una posición en el espacio, y una posición en el espacio sólo puede ser ocupado por un elemento.

Para poder comprender lo que ocurre en determinados aspectos de la realidad bien pudiera ser necesario un modelo de operaciones puras que superase el actual principio de identidad. Ya sea que A es igual a A o a B, tanto la lógica aristotélica como hegeliana, bajo un a determinada definición del  principio de identidad, podrían ser modelos de operaciones puras insuficientes para comprender lo que realmente ocurre en determinados niveles de la realidad.

La realidad probablemente se componga de niveles de percepción y/o comportamiento: muy probablemente las actuales operaciones puras humanas están adaptadas para proveer a la psicología humana de herramientas de adaptación al mundo conforme sus limitaciones fisiológicas, tanto de recepción de información sensorial, como de almacenamiento, procesamiento, y computación de información. Las operaciones puras humanas, ya sean bajo el prisma aristotélico o hegeliano, en suma basadas en el principio de la diferencia, muy probablemente sea un  modelo de operaciones puras basadas en la lógica de la diferencia que ha permitido la adaptación y evolución del homo sapiens.

Pero en realidad las operaciones puras humanas no sean más que un modelo lógico producto de una determinada dotación fisiológica, tanto sensorial (recepción de información), como cerebral (computacional), que nos ha permitido sobrevivir hasta ahora, pero nada más. La lógica humana ni es el último eslabón de la lógica, ni la lógica humana es la lógica perfecta. La lógica humana es en esencia una lógica psicológica que nos ha permitido un determinado nivel de adaptación en este mundo.

Cuando en el siglo XX se empezaron a acuñar conceptos como: incertidumbre, modelos sistémicos, caos, complejidad; se debe a que por primera vez en la historia de nuestra civilización empezamos a estar al borde del abismo y comprender que hay realidades que escapan a nuestro entendimiento.

Debido a que escapaban a nuestro entendimiento comenzó un cierto fetichismo de decir que, esto es imprevisible porque es caótico, esto es imprevisible a causa de la incertidumbre, o esto esto es imprevisible por la enorme complejidad de variables intervinientes. Pero ya sea el motivo por el cual intentaramos excusar nuestra falta de previsión ante una solución real, es decir, la discrepancia entre la solución que habíamos previsto bajo nuestros modelos matemáticos incompletos, y la solución real que realmente se produjo, lo cierto es que, ya sea que lo llamemos incertidumbre, comportamiento sistémico, caótico, o complejo, lo cierto es que todas estas situaciones ponían de manifiesto fenómenos que escapaban a nuestro entendimiento, fenómenos para cuya comprensión y explicación nuestros modelos matemáticos se mostraban incompletos, y nuestra capacidad de recepción y computación de la información se mostraban insuficientes.

Pero fenómenos que, bajo otras condiciones, operaciones puras completas sin contradicción alguna entre sí, y sistemas de recogida y computación de información, que pudieran recoger y computar simultáneamente cada vez más grandes paquetes de información, lo que en día muchos científicos llaman fenómenos bajo condiciones de incertidumbre, sistémicas, caóticas o complejas, se convertirían automáticamente,  bajo modelos de inteligencia superiores a los humanos, en fenómenos absolutamente racionales.

Cada vez que leemos un libro, o un artículo en alguna revista científica, o un blog de ciencia, en donde se habla de incertidumbre, caos, complejidad, no es muy difícil la mención al experimento del gato de Schrodinger, en donde la probabilidad de que el gato muera por la desintegración de una partícula radioactiva es del 50%. Lo más curioso es que en este experimento la caja está completamente cerrada y es opaca, es decir, es una caja negra.

La caja negra del gato Schrodinger recuerda a los modelo de caja negra dela psicología conductista con ratones, las más famosas la caja de Skinner. Salvando las diferencias entre física cuántica y psicología, en ambos el concepto de caja negra es muy similar.

En Schrodinger el concepto de caja negra significa que independientemente que el gato muera o sobreviva desconocemos lo que ocurre dentro la caja. En los experimentos conductistas el concepto de caja negra significa que, sólo podemos correlacionar estímulos y respuestas porque desconocemos lo que ocurre dentro del cerebro.

Lo común en ambos modelos, salvando las distancias entre física cuántica y psicología, es que se trata de modelos donde hay espacios donde no conocemos lo que ocurre, luego sólo podemos correlacionar inputs y outputs. En la caja negra de Schrodinger, los inputs, la botella de gas venenoso y a partícula radioactiva, y los outputs, que el gato muera o sobreviva. En los experimentos de caja negra conductista las correlaciones entre estímulos y respuestas.

Sin embargo aun a pesar que el paradigma conductista ha sido uno de los grandes esquemas de interpretación de la psicología occidental durante un periodo del siglo XX, el hecho de que en el siglo XXI se estén extendiendo los actuales modelos de lectura del pensamiento, investigaciones para introducir pensamientos en el cerebro, y a medio o largo plazo la descargar información desde un dispositivo electrónico al cerebro, hará que las teorías conductistas del siglo XX queden desfasadas.

El experimento de Schrodinger que ha sido un estímulo y fuente de inspiración para muchos físicos cuánticos en el siglo XX, llegará un día que, al igual que los modelos de caja negra de la psicología conductista, la caja negra de Schrodinger será superada, en cuanto se llegue a nuevos modelos de decodificación computacional de las variables cuánticas.

A medida que los sistemas artificiales puedan operar con cada vez exponencialmente más cantidad de variables, recogiendo y computando simultáneamente a tiempo real cada vez mayores paquetes de datos, la percepción de la incertidumbre, lo sistémico, el caos, y la complejidad, son percepciones que van a ser superadas por modelos cada vez más exponencialmente racionales.

Lo que denominamos complejidad no es más que una percepción humana. Dependiendo del número de factores y relaciones entre sí, decimos que algo es poco o muy complejo, por cuanto la posible trama de relaciones causales y/o estocásticas es más intrincada. Pero una trama que si nos parece complicada es por el volumen de información a recoger y computar simultáneamente a tiempo real.

Si el aleteo de una mariposa puede producir tornados en otra parte del mundo, no significa que el comportamiento del de aire quede sujeto a variaciones ctóicas. Significa que, para poder tener una previsión realmente objetiva y realista de lo que va a ocurrir en la atmosfera, haría falta un sistema de recogida y computación de información, capaz de identificar, rastrear, y correlacionar a tiempo real simultáneamente hasta la variable más insignificante.

En el momento que se dispusiera de sistemas que redujeran los márgenes de error en la identificación y seguimiento de ruidos o variaciones, lo que antes se  creía complejo o caótico sería cada más racional y predecible dentro de un cada vez menor margen de error.

Es decir, conforme la Inteligencia Artificial fuera capaz de operar simultáneamente con más información, la incertidumbre se reduciría drásticamente. Con cuanta más información pueda operar una Inteligencia Artificial, nuestra percepción de caos se reducirá significativamente.

A mayor capacidad de recepción y computación de información entonces menor margen de incertidumbre y caos en las previsiones. La percepción de lo caótico o lo complejo no sería más que un sentimiento de perplejidad humana ante la inmensidad de lo que realmente está ocurriendo. Porque lo que realmente está ocurriendo sea tan sublimemente grandioso, que quede fuera de nuestro margen de entendimiento. Sólo una inteligencia capaz de recoger y computar cantidades de información exponencialmente cada vez más grandes, tendría capacidad de acceder a lo que está ocurriendo realmente. Aunque muy probablemente, de poder llegar a ese nivel de inteligencia, incluso sus resultados, escapen a la comprensión humana.

Un aumento exponencial y sin límites de los sistemas artificiales de recogida y computación de información llevaría inexorablemente a una contradicción entre inteligencia humana e inteligencia artificial, sin embargo, sólo desarrollando sistemas cada vez más potentes de inteligencia artificial es como podremos al menos llegar a vislumbrar aunque sea una mínima parte de lo que está ocurriendo.

Hoy en día, dada nuestra tecnología, y nuestros límites, parecería imposible un sistema vía satélite de identificación y rastreo de cualquier ruido o variación, capaz de identificar hasta el simple aleteo de una mariposa, y nos parecería imposible poder hacer un rastreo de sus efectos hasta el punto de ver como se disuelven en una corriente de aire, o si fuese capaz de generar una corriente de aire que terminarse en un tornado.

De igual modo que en el siglo XX se creía imposible abrir la caja negra de la psicología conductista, hoy parece imposible abrir la caja negra de Schrodinger, pero muy posiblemente sólo sea cuestión de tiempo, y sólo dependa de la capacidad de operar a tiempo real simultáneamente con mayores cantidades de información, junto a lo cual no habría que descartar la posibilidad una Inteligencia Artificial capaz de desarrollar operaciones puras no humanas más allá del principio de identidad.

A medida que se desarrollen modelos de Inteligencia Artificial capaces de discriminar hasta el más mínimo ruido, movimiento o variación de temperatura en un espacio tiempo determinado (una partícula subatómica, un átomo, una molécula, una célula, un organismo, un lago, un mar, un océano, un bosque, un jardín, una ciudad, una provincia, un país, un continente, el planeta Tierra, la galaxia, el universo)  , pudiendo recibir y computar simultáneamente cada vez mayor número de variables,  lo que consideramos caótico o complejo, no serían más que fenómenos que para nuestra percepción humana pueden parecer caóticos o complejos, pero en realidad son fenómenos para cuya previsión es necesario un nivel de sensibilidad en los sistemas de recogida de información, y un nivel de computación simultánea a tiempo real, que el único modo de poder comprenderlos es a través de cada vez más sofisticados sistemas de Inteligencia Artificial.

Un sistema artificial capaz de identificar y rastrear el más mínimo ruido o variación en un espacio y tiempo, simultáneamente hace cuantos cómputos fueran necesarios para la previsión de su evolución, haría posible lo imposible: la identificación de hasta el más mínimo ruido o movimiento, hasta el aleteo de una mariposa, y una previsión de  sus resultados en cuanto se correlacionase con todo lo que está ocurriendo en ese mismo espacio tiempo.

Evidentemente un sistema de identificación y seguimiento de este tipo, de cualquier ruido, movimiento o variación térmica en un espacio tiempo, realizando cuantos cómputos fueran necesarios ( correlacionando desde el ruido, movimientos, o variaciones de temperatura, desde el núcleo del planeta a cada una de las capas y estructuras geológicas, la biosfera, la atmosfera, la ionosfera, identificando y computando simultáneamente cambios y correlaciones de toda esta información con factores exógenos como viento solar o radiaciones del espacio exterior, o cualquier otra intervención externa por factores externos a nuestro planeta, sean de origen conocido, como asteroides y meteoritos, o desconocido, recibiendo, computando y correlacionando toda esta información al mismo tiempo con el comportamiento de las corrientes marinas y del aire, el comportamiento de las plantas y todos los demás seres vivos, desde la más insignificante mariposa a todos y cada uno de los seres humanos individuamente que componen la humanidad, identificando y correlacionado toda la información recogida, en todas las demás estructuras, con sus pensamientos y emociones individuales, ritmo de sus fluidos sanguíneos, linfáticos, hormonales, cambios en la composición y estructura electroquímica del cerebro…) exigiría un nivel de Inteligencia Artificial que superase exponencialmente la humana,  donde, entre otros posibles descubrimientos, estudiar las interacciones entre, química, física cuántica y astrofísica, y la psicología humana. No siendo descartable que una inteligencia artificial de esta naturaleza llegara un momento donde entre sus posibles aprendizajes  hubiera la posibilidad de aprehender modelos lógicos matemáticos que escapen a la inteligencia humana: identificando, asimilando, y acomodando a sus estructuras previas operaciones puras diferentes a las humanas.

Una Inteligencia Artificial de esta magnitud evidentemente llevaría a muchos dilemas, aparte de los que indudablemente representar el desarrollo o descubrimiento, por una inteligencia de esta naturaleza, de operaciones puras no humanas

Un sistema de recogida y computación de información de esta embergadura, capaz de analizar al mismo tiempo desde el más insignificante cambio del comportamiento en una partícula subatómica en cualquier átomo de nuestro planeta, en cualquier momento y en cualquier lugar, desde el núcleo del planeta a la ionosfera, siguiendo sus posibles efectos desde la ionosfera al núcleo pasando por la biosfera y posibles efectos sobre absolutamente todos los seres vivos y todos los seres humanos, haría posible la verificación de determinadas hipótesis de la teoría de la probabilidad y la psicología moderna, entre ellas el determinismo de Laplace, y de Skinner, por no hablar que una inteligencia de este tipo podría echar por tierra muchas de las teorías de la incertidumbre, el caos y la complejidad, desde Heisemberg a Schrodinger, si bien implicaría la necesidad de sistemas medida significativamente más sensibles que el nanómetro, para distinguir ruidos significativamente inferiores a nanoruido, cambios de temperatura significativamente inferiores a un nanogrado, o movimientos significativamente inferiores al nanómetro y a nanosegundo.

Pero otro dilema, evidentemente será, cuando en el momento que una Inteligencia Artificial pudiera a tiempo real, identificar cualquier ruido, movimiento o variación de temperatura, inferiores incluso a escala nano, y hacer previsiones en poco tiempo, dichas previsiones serían de poco valor si no estuvieran acompañadas de un sistema de toma decisiones automatizado.

Es decir, la recogida y computación automática de información tendrá que venir acompañado de un proceso de resolución automático, o sea, una Inteligencia Artificial que integrase, desde la recepción y computación (desde información subatómica a astrofísica, de un espacio tiempo, sea un planeta, galaxia, o todo el universo) a sistemas automáticos de resolución: un sistema automático de toma de decisiones.

Una vez la Inteligencia Artificial, automáticamente haya recogido y computado información, desde nivel subatómico a astrofísico, sin tiempo que perder automáticamente podría resolver de manera completamente autónoma.

Supongamos que un sistema de Inteligencia Artificial hubiera predicho el terremoto de Chile de febrero de 2010, o el de Fukushima del 2011. Si unido a este tipo de tecnología no viene unido un sistema de toma decisiones lo suficientemente rápido como para poder comenzar lo más pronto posible las evacuaciones, esta tecnología no vale absolutamente de nada.

En una situación donde no sólo importase la previsión, sino la rapidez en la toma de decisiones, llegaría un momento donde el único modo de poder tomar decisiones lo más rápidas posibles dada una previsión, es que no sólo la previsión, sino también la toma de decisiones pasase a estar completamente automatizada, es decir. La evolución de la Inteligencia Artificial antes o después exigirá la automatización de no sólo la recepción y computación de información, además exigirá la automatización de la decisión.

La diferencia entre una calculadora o computadora,  y un ordenador, estriba en que la calculadora o computadora calcula o computa, pero el ordenador ordena.

En síntesis, si bien incluso hasta 2016 en este blog gran parte de la teoría matemática que estaba desarrollando giraba en torno al caos y la complejidad, se puede ver como en la nueva fase que he iniciado de Probabilidad Imposible en diciembre del 2017, estos conceptos ceden a medida que la inteligencia artificial vaya dejando obsoletas algunas de las teorías del siglo XX.

En el momento que la caja negra del conductismo psicológico ha quedado abierta, y ahora ya podemos mirar lo que ocurre dentro del pensamiento, es cuestión de tiempo que antes o después se terminen abriendo todas las demás cajas negras del siglo XX.

Hasta ahora podríamos decir que lo que ocurría en la caja de Schrodinger es un misterio, pero a medida que los sistemas de recogida de información sean más sensibles incluso trabajando con unidades de medida inferiores al nanómetro, y los sistemas de computación sean capaces de computar al mismo tiempo más cantidad de información, es muy probable que la caja de Schrodinger sea finalmente abierta y sepamos lo que realmente ocurre.

De igual modo, no es descartable que algún día sepamos realmente lo que ocurre con una partícula a medida que aumenta la velocidad, pudiendo medir exactamente velocidad y posiciones al mismo tiempo.

A medida que muchos de los mitos de la ciencia del siglo XX vayan siendo desfasados por el avance tecnológico iremos comprendiendo que lo que realmente creíamos incertidumbre, caos, y complejidad, no más que sentimientos humanos ante la inmensidad de lo que ocurre, pero al mismo tiempo, a medida que vayamos desarrollando sistemas de recogida de información más precisos, y sistemas de computación capaces de trabajar con paquetes de información más exponencialmente grandes, la creación de una Inteligencia Artificial que exceda exponencialmente la inteligencia humana, llegando al punto de tener capacidad de procesar información de absolutamente todo lo que ocurre en un espacio tiempo determinado, desde a nivel subatómico a nivel astrofísico, al mismo tiempo, en sistemas de autoreplicación y aprendizaje automático, puede dar lugar a sistemas de Inteligencia Artificial que de forma autónoma aprehendan de la realidad modelos de operaciones lógico matemáticos inherentes a determinados procesos físicos y químicos, subatómicos o astrofísicos,  que excedan la comprensión humana.

En el momento que la diferencia entre la inteligencia artificial y humana estriba en que la humana es limitada, razón por la cual hemos creado conceptos como incertidumbre, caos, complejidad, porque hay cosas que escapan a nuestro entendimiento, pero la inteligencia artificial puede crecer exponencialmente, e incluso lo que hoy llamamos inteligencia artificial no sea más que la primera fase de algo más profundo que incluso desconocemos si tiene límites, antes o después el dilema de dar capacidad de decisión autónoma y automática a esta inteligencia será ineludible.

Rubén García Pedraza, Londres a 17 de diciembre de 2017